Uno de los fugitivos tiene un teléfono escondido en el refugio