Los contagiados acuerdan unas normas para “protegerse” de ellos mismos