La policía nacional transporta a un grupo de “contaminados” en un autobús