La policía tiende una emboscada a los “contaminados”