'Rabia': el enemigo... lo llevan dentro