Janet ha sentido la llamada: "Una monja es una forma de ser feliz a contracorriente"