Juleysi, del viaje a Bolivia: ¡Me cuesta el campo de Madrid, imagínate la selva!