Las chicas sacrifican una hora de su sueño para entregársela a Dios