Las chicas recorren las calles de Chueca para ofrecerle a la gente rezar por ellos