El día de antes de entrar: “El último cigarro me lo fumé en la puerta del convento”