Sor Lucía: “Nunca olvidaré el día que sentí la llamada, ha sido y es un camino de plenitud”