Sor Rocío, la hermana más seria del convento, también hace bromas