Habitaciones sin espejos, el temor de Jaqui