Fernanda: “Beberse una cañita no está mal, más de una vez he ido a misa con resaca”