Paulina, a Serafín: “Eeeh, mmm, aaaah…tengo inapetencia de hablar”