Mar besa a Jordi en su cita más mágica: “¡Ay hijo! Que no llegamos a los postres”