Kike, a Pep: “¡Los pies en la tierra!”