Alfonso "Libri" demuestra, como buen asturiano, sus dotes escanciando sidra