El viaje de David comienza con un fuerte olor a pies