Si no hay truco, no hay beso: “Los profesionales estamos de moda y no se ha podido resistir”