David y sus chicas aprovechan el día sin Rosa para… ¡dormir la siesta!