La cita de David y Ana: limpiar la cocina