El Festival Tróspido, a la carta