El amor de Víctor no es una ciencia exacta