Gonzalo y Edgar no quieren ser unos “comebabas” y Sergi pasa de todo