Roi pasa de la prepotencia al amor desatado: besa a todos y cada uno de sus candidatos