El grito de Lidia: "¡Arriba Alicante!"