Sergi se ajusta al cánon de Roi: guapo y moderno