Gonzalo y Roi conectan desde el primer minuto