Los dos amores de Roi: su coche y su perro