Roi y Belén, más que madre e hijo: amigos