Leo se entrega, pero no es “ningún boludo”