¡Roi baja la guardia por fin!