Edgar, el pretendiente más clásico de Roi