Silvia define a su hijo Leo como divino y engatusador, como buen argentino