El único consejo de Mary: que lo paséis bien