La peor noticia que Pedriño podría recibir… Manu tiene que irse