Isidoro: "El diablo me decía, 'tíratela'; y el ángel me decía, ‘entra dentro, entra dentro"