El barro, una excusa para derribar las defensas de Pedriño