Sara saca la artillería pesada para Álvaro