Al fin, Isidoro muestra su lado romántico