Los elegidos por Pedriño, enemigos acérrimos