Luis Carlos y Álvaro, donde más les duele