Javi, agobiado y entre lágrimas