Dolores y Natalia, emocionadas