Comienza la convivencia (y los celos)