Tres ‘cobras’ para Isidoro