Isidoro llega con piropos, pero para Luján