Fancesco, pendiente de sus ojeras