Sandrita: de favorita a expulsada